La mujer aseguró que cuando cruzaba acompañada por esa zona de Bogotá, ladrones que al parecer se desplazaban en motocicleta intentaron robarles sus pertenencias.

“Nos acaban de amenazar con una pistola para atracarnos. Logramos escapar a pesar del trancón”, escribió Espinosa en Twitter.

La chef, reconocida por sus trabajos artísticos de gastronomía, citó en su trino a la alcaldesa Claudia López y a la Policía de Tránsito, y lanzó una propuesta que, para ella, podría ayudar a combatir la delincuencia.

“Con el alto nivel de inseguridad que tiene Bogotá, deberían prohibir parrilleros”, afirmó.

Varias personas se solidarizaron con Espinosa, propietaria del restaurante Leo en el centro de la ciudad, y le desearon que ojalá no vuelva a atravesar por una situación similar, aunque también hubo quienes abrieron un debate sobre si la solución para frenar la inseguridad en Bogotá es bajar a todos los parrilleros de las motos.

Lo cierto es que la Alcaldía ya prohibió el acompañante en moto para los domiciliarios, luego de que dos jóvenes de nacionalidad venezolana asesinaran al patrullero Edwin Caro, cuando el uniformado iba a requisarles la maleta con la que fingían hacer domicilios.

Si bien la alcaldesa López anunció que endurecería los controles para los domiciliarios, ya que ladrones se disfrazan de ellos para cometer sus fechorías, recientemente se conoció un video de dos delincuentes en moto que atracan a una familia en la calle y huyen pese a que dos policías los persiguen, en el sector de la Alquería.

Es por eso que la propuesta de la chef abrió un espacio de discusión en redes, luego del susto que pasó por culpa de la delincuencia que parece no encontrar quién le ponga freno en las calles capitalinas.