No obstante, el funcionario judicial se mantiene en su cargo como juez de restitución de tierras pese a la baja calificación académica –de apenas 381,39 puntos sobre 800– y a las quejas en su contra, informó Noticias Uno.

Ese noticiero calificó a Rincón Gallego como un juez “parcializado” en un reporte que recoge las denuncias de una abogada que se quejó de que el funcionario lanzó amenazas contra ella, su cliente y una delegada de la Procuraduría, en una audiencia celebrada en Apartadó, Urabá.

De hecho, Paula Villa, de la Comisión de Juristas, pidió al Consejo Superior de la Judicatura la suspensión provisional del cargo del juez Rincón Gallego debido a que no ofrece garantías para las partes involucradas en procesos de restitución de tierras, sin que haya recibido una respuesta, registró ese informativo.

Por su parte, el magistrado Alejandro Flórez, presidente del Consejo Superior de la Judicatura, admitió a ese noticiero que el cuestionado Rincón Gallego está en ese cargo en condición de “provisionalidad”.

“Se dice por parte del Tribunal Superior de Antioquia que las personas que se encontraban en el registro de elegibles no optaron por esa plaza”, agregó el magistrado en entrevista con Noticias Uno.

La responsabilidad de juez es tan grande que en sus hombros recaen algunos de los más de 6.000 procesos de restitución de tierras que aún faltan por resolverse y de los cuales solo el 4 % han sido fallados por los jueces en esa región del país, agregó Noticias Uno.

Vea el informe de Noticias Uno: