La razón por la que el juez primero penal de Bucaramanga le otorgó la detención domiciliaria a Trujillo ha causado molestia en las autoridades de la ciudad, en especial teniendo en cuenta que atentó contra la vida de menores de edad.

El hombre fue capturado en septiembre pasado acusado de manipular ilegalmente carne de burros y caballos, enfermos o muertos, para venderla a los operadores del Plan de Alimentación Escolar (PAE) en Santander por más de un año.

Trujillo fue acusado de los delitos de corrupción de alimentos en concurso homogéneo y simultáneo en 18 oportunidades, fraude procesal y falsedad en documento privado, y desde mediados de septiembre un juez lo envió a la cárcel.

No obstante, El Tiempo aseguró que el hombre “nunca llegó a la cárcel porque no estaban recibiendo privados de la libertad y por el contrario debió pasar estos últimos dos meses y medio en la Estación de Policía del Norte de Bucaramanga”.

Pero ahora, en una nueva audiencia, un juez le concedió el beneficio, según le explicó su abogado César Moreno a RCN Radio:

“No le revocaron la medida de aseguramiento, lo que hizo el juez fue sustituir la medida por domiciliaria, mientras tanto se sigue adelantando el proceso porque no es que haya quedado totalmente desvinculado, sino que se cambia el lugar donde está privado de la libertad”.

Moreno dijo que pudo demostrar que Trujillo tiene la condición de cabeza de familia y eso es causal para pedir el cambio del sitio de reclusión. El abogado defensor detalló en el diario que es responsable de su mamá, que padece una discapacidad, y de una de sus hermanas.

La decisión no gustó en las autoridades de Bucaramanga. Además de los padres de familia que se mostraron indignados, el alcalde de la ciudad, Juan Carlos Cárdenas, se pronunció en Twitter y dijo que como víctima del proceso no estaba de acuerdo con la decisión:

El hombre ya está disfrutando del beneficio en su casa, al menos hasta el próximo año cuando la Fiscalía presente el escrito de acusación. Aunque Moreno le dijo al medio que contempla negociar un preacuerdo con la Fiscalía para obtener más beneficios.