El ente acusador detalló, en un comunicado, que la mujer fue detenida el pasado 15 de diciembre en el sector de Mirador Llano Grande, en Pereira. 

La investigación oficial señaló que las autoridades llegaron por el llamado de los vecinos de la mujer, quienes reportaron una serie de gritos que venían de la vivienda de la presunta asesina.

Cuando los policías entraron a la vivienda, vieron que la mujer estaba al lado del cuerpo sin vida del niño mientras exclamaba fuertemente pasajes bíblicos y citas religiosas, agregó el organismo judicial. 

El cuerpo del pequeño tenía varios hematomas producto de golpes y también las heridas con cuchillo que demostraban cómo acabaron con su vida, indicó la Fiscalía. 

Después de su detención, la mujer estuvo con custodia policial en un centro médico de la capital de Risaralda y ahora será trasladada a prisión. Las autoridades le imputaron el cargo de homicidio agravado, el cual ella no aceptó, añadió el ente acusador.

Esta es la zona en la que está la vivienda de la mujer capturada y en donde murió el niño:

Asesinatos de niños enlutan al país, en plena época decembrina 

Lamentablemente, este no es el único caso reciente en el que un padre es señalado de asesinar a su hijo. 

El aberrante asesinato de Sofía Cadavid, una niña de 18 meses, presuntamente a manos de su padre, Diego Cadavid, enlutó al país en las últimas horas. 

Horas más tarde de que la niña apareciera muerta, después de desparecer junto a su padre, el sujeto confesó que había cometido el crimen. De igual forma, se supo por el relato de familiares de la niña, que el padre de la menor tenía antecedentes por maltrato intrafamiliar y abuso de drogas. 

Anderson Henao, tío de la niña (hermano de la mamá), dijo que la pareja conformada por su hermana y por Cadavid llevaba cerca de 6 meses separada, pero que el sujeto visitaba a la niña con frecuencia. 

El familiar cree que el estado de desorientación en el que hallaron a Cadavid tiene que ver con el consumo de drogas. Además, dijo que cuando los papás de la niña aún convivían, el hombre golpeaba tanto a la mujer como a su hija.