La mujer tendrá que pagar una condena de 25 años de prisión ya que, antes de que se iniciara el juicio en su contra, “aceptó su responsabilidad en los hechos”, que de acuerdo con la Fiscalía ocurrieron el 30 de octubre de 2012 en una vivienda del sector de La Iguana,

Según dice en un comunicado el organismo acusador, la mujer llegó con su bebé en brazos a un hospital de la capital antioqueña en busca de ayuda, pero los médicos se percataron de que la pequeña estaba sin signos vitales.

“En esa oportunidad, Santa Taborda, de 25 años de edad, dijo a los médicos que la niña se había caído de la cama y se golpeó la parte delantera de la cabeza”, explica la Fiscalía.

Pero, aunque la mujer creyó haber convencido a los médicos con la versión que dio, Medicina Legal se encargó de desvirtuar esta hipótesis ya que en los resultados forenses quedó en evidencia que la menor “presentaba lesiones en diferentes partes del cuerpo”, las cuales “no eran compatibles con una caída accidental desde una cama de 45 centímetros de altura, como informó la mamá”.

“Se trató de una muerte violenta por homicidio y no de una muerte no violenta por accidente”, concluyó la Fiscalía, que también dijo que la procesada fue capturada en agosto de este año y que la condena se emitió el viernes pasado.

Ahora que Santa debe ir a pagar una condena, la Fiscalía dice que le será retirada la custodia de sus dos hijas menores de edad, por un periodo de 12 años, pues así lo ordena la sentencia en su contra.