Así lo dio a conocer la directora Especializada contra la Criminalidad Organizada, Claudia Carrasquilla, que dijo que “la droga era procesada en el Catatumbo” y que un “general” venezolano era el encargado de recibirla al otro lado de la frontera y distribuirla.

La fiscal dijo que desde hace unos dos años se inició un seguimiento a los integrantes de esta red de narcotráfico, y que mediante interceptaciones telefónicas se pudo establecer que “enviaron más de 5 toneladas” de cocaína a esos países, entre febrero de 2017 y septiembre de 2018, a través de aviones pequeños.

“Varias de esas avionetas se siniestraron, murieron sus pilotos en razón de la dificultad para el aterrizaje por la carga tan pesada que llevaban, como también fueron derribadas por algunas autoridades en Centroamérica”, detalló Carrasquilla.

La funcionaria confirmó que en el operativo contra esta banda, en Cundinamarca, Meta y Norte de Santander, se logró la captura de siete personas, entre ellas el que sería su cabecilla.

“Fueron cobijados con medida de aseguramiento los señores Héctor Julio Rubiano Montenegro, conocido con el alias de ‘Boyaco’ o ‘don Jediondo’, así como Víctor Julio Leal García, ‘Suspicio’; Luis Fernando Acosta González, ‘Pana’; Atalíbar Ariza González, ‘Caimán’; Juan Carlos Pardo Alvarado, ‘el Flaco’; Julio César Echeverri Narváez, ‘Olafo’, y Jorge Eliécer Torres Prieto, ‘Memo’”, confirmó la fiscal en un video que compartió el ente acusador.

Carrasquilla anunció que contra estas personas se aplicará la medida de extinción de dominio, ya que “se pudo establecer que tienen varias propiedades y mueven mucho dinero producto de esta actividad del narcotráfico”.

De los siete acusados, seis no se acogieron a los cargos por delitos de “concierto para delinquir agravado con fines de narcotráfico y tráfico de estupefacientes agravado”, pero un juez ordenó enviarlos a todos a prisión mientras avanza la investigación.