“Colombia rechaza que, bajo el pretexto de una medida de protección ambiental y en contravía del derecho internacional, Nicaragua incluya y califique porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio“, señaló el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

De acuerdo al boletín, la reciente ley aprobada por el Parlamento de Nicaragua es “unilateral” y “no cumple con los requisitos y procedimientos internacionales para el reconocimiento de áreas y lugares de especial interés y protección ambiental”.

La Asamblea Nacional autorizó en enero la creación de la llamada ‘Reserva de Biósfera del Caribe nicaragüense’ con una extensión de más de 4 millones de hectáreas y 72 áreas protegidas.

La Cancillería asegura que la decisión “desconoce la existencia (…) de la Reserva de Biósfera Seaflower”, ubicada en territorio de Colombia y declarada biósfera desde el 2000 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Para la cancillería la declaratoria es “un intento más” por parte del país centroamericano de “aparentar cumplimiento y respeto” por los derechos humanos y el medio ambiente ante la CIJ.

“Es de amplio conocimiento por la comunidad internacional que las autoridades nicaragüenses son infractoras sistemáticas en estas materias”, concluyó.