El texto explica que hasta el 18 de agosto recibió la petición del Ministerio de Justicia y la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en el que se ordena, con carácter urgente, presentar ante el Gobierno de los Estados Unidos la solicitud de captura y posterior extradición del señor Salvatore Mancuso Gómez.

La Cancillería indica que el tribunal justificó dicha orden en 2.115 documentos anexos de los procesos judiciales que pesan sobre el excomandante paramilitar.

El comunicado añade que solo hasta el 20 de agosto se radicó ante el Departamento de Estado una “solicitud de detención preventiva con fines de extradición” y se adjuntó la identificación del exjefe de las desparecidas autodefensas, “la mención a la intención de solicitar la extradiciónla orden de captura“.

Pero aún hace falta que la Cancillería cuente con varios documentos antes de “formalizar la solicitud de extradición ante el Departamento de Estado”, y dice que lo hará una vez “cuente con la traducción” de los mismos.

Esta aclaración la hace porque en las últimas horas se conoció que Estados Unidos no tomó en cuenta solicitudes previas, porque fueron enviadas en español y no en inglés, como lo establece el tratado de extradición entre los dos países.

Por último, la entidad aseguró que no ha sido notificada “de ninguna decisión” de la justicia estadounidense sobre la solicitud que radicó el 20 de agosto para detener a Mancuso.

No obstante, el Gobierno de Iván Duque informó que sobre Mancuso hay tres circulares rojas de Interpol vigentes y por eso puede ser capturado en cualquiera de los 194 países que conforman el tratado, aunque un fiscal italiano especializado afirma que el exjefe paramilitar quedará libre al aterrizar en Italia.