A mediados de los 90, Mockus pasó por la Alcaldía Mayor de Bogotá rompiendo esquemas con su estilo didáctico y lleno de campañas de cultura ciudadana nunca antes vistas en el país.

Una de esas campañas, principalmente aplicada a la movilidad, incluía el uso de una tarjeta que por un lado era verde, con un pulgar arriba, y por el otro roja, con pulgar abajo. Esta debía mostrarse a otros conductores o transeúntes cuando infringieran una norma o la cumplieran a cabalidad.

Esa misma pareció ser la idea del Gobierno para buscar que las personas comenzaran a apropiarse mejor del autocuidado durante esta etapa de la pandemia de COVID-19. El presidente invitó a utilizar los símbolos de cara feliz y pulgar en alto o cara enojada y pulgar abajo para ello. Esto con el fin de que “cuando estemos cumpliendo las medidas lo celebremos, y que cuando alguien no lo esté haciendo también lo podamos expresar”, explicó.

La iniciativa, denominada ‘Colombia Arranca Seguro’, no solo incluye esos dos símbolos, sino también otras piezas que se pueden pegar en distintos lugares para demarcar espacios y que las personas sean conscientes de la necesidad de asearse tras pasar por ellos o evitarlos si es posible. También hay señalizaciones para que los comercios se identifiquen como cumplidores de las medidas de seguridad. Todos estos pueden descargarse desde la página de la campaña.

En redes sociales inevitablemente recordaron a Mockus y lo convirtieron en tendencia a él y a Hassan Nassar, el asesor de comunicaciones de la presidencia, a quien le atribuyen la idea.

El tema incluso dio hasta para memes: