Los índices de material particulado volvieron a subir en la capital por los incendios forestales que sufren varias zonas del país, destacó la Secretaría de Ambiente en un comunicado.

Además, según la entidad, la dirección y velocidad de los vientos, han contribuido de nuevo al deterioro de la calidad del aire en la capital.

Es tal la situación, que municipios cercanos a Bogotá como Soacha y Mosquera se han visto afectados.

Incluso, la Red de Monitoreo de Calidad del Aire se mostró verde únicamente en la estación de San Cristóbal, en el sur de Bogotá.

Las otras 12 estaciones muestran una tendencia regular debido al material particulado que ha llegado a la capital procedente de varias regiones del país.

Si bien la Secretaría destaca que las restricciones que se han aplicado en Bogotá para contener al COVID-19 han ayudado a que los límites de contaminación no se incrementen, este lunes la capital vio cómo miles de personas se volcaron a las calles, ignorando el llamado de las autoridades para quedarse en casa.