Los dos hombres fueron identificados como Mark Scott Grenon y Joseph Timothy Grenon, y la Fiscalía informó que la Corte del Distrito sur de Florida los requiere por ingresar y distribuir en Estados Unidos “una supuesta ‘pócima milagrosa’ para tratar la COVID-19 y enfermedades de alto costo”.

Los cargos específicos que les atribuyen a padre e hijo son los de “concierto para defraudar a los EE. UU. y cometer delito al introducir un medicamento falsamente marcado en el comercio interestatal”, aseguró el organismo investigador, que por medio de un comunicado explicó que los Grenon se habrían hecho pasar como “guías espirituales” de una comunidad religiosa internacional para “vender a sus seguidores, personas allegadas y en internet” una supuesta ‘solución mineral milagrosa’.

La promesa, dice la Fiscalía, era que con este producto se podría curar a pacientes contagiados de coronavirus, y tratar a personas con VIH, cáncer, hepatitis, autismo, alzheimer y esclerosis múltiple, pese a que la Agencia de Fármacos de EE. UU. (FDA) alertó sobre que ese producto “no tiene efectos medicinales”.

“Los análisis científicos concluyeron que está compuesto por un potente blanqueador textil e industrial, una sustancia altamente tóxica que sería la causa de muerte de siete ciudadanos estadounidenses”, asegura el organismo.

Fue por eso que padre e hijo montaron su negocio ilegal en Colombia para distribuir su ‘pócima milagrosa’ en el país, y las autoridades encontraron que desde Santa Marta “coordinaban envíos a Estados Unidos y países de África”.

La Fiscalía dio a conocer imágenes de la sustancia que vendían los Grenon y del momento de su captura, en el sector de El Rodadero, y anunció que se harán los trámites respectivos para formalizar los pedidos de extradición.