La información la dio a conocer la Gobernación de Boyacá, este martes, que por medio de un comunicado anunció que en el rastreo de la enfermedad se encontró que hay “nueve trabajadores” contagiados.

La gobernación recoge las declaraciones del secretario de Salud de Boyacá, Jairo Mauricio Santoyo, que dijo que el cierre del establecimiento de salud se da “como medida para proteger a la población de nuevos contagios, mientras controlamos los casos positivos y el brote que allí se presenta”.

El funcionario lamentó que este cierre se dé justo cuando el departamento se alista para combatir el incremento de contagios.

“Hoy en Boyacá los casos van a seguir en aumento gracias al incremento en el volumen de las pruebas PCR, que es la ideal para diagnosticar el virus, pero por la circulación de este, es importante que los ciudadanos entendamos que debemos respetar las medidas sanitarias, porque si no lo hacemos, el número de casos se va a disparar”, advirtió Santoyo.

El funcionario explicó, en la comunicación, que esta medida de urgencia se tomó en acuerdo con la dirección de Sanidad de la Policía, con los comandantes de la institución y con el director de la clínica.

Además, la Gobernación reportó que hasta la fecha hay “12 pacientes hospitalizados” en Boyacá por COVID-19, uno de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos, y “tres bebés en UCI neonatal”. Los demás, dijo, se encuentran en hospitalización general.

El cierre de esta clínica se da tres días después de que la Clínica Corpas, en el noroccidente de Bogotá, también tuviera que suspender sus servicios por un brote de la enfermedad que contagió a por lo menos 25 trabajadores.