El primero en exponer sus ideas ante los magistrados de la Corte Suprema de Justicia fue Barbosa, que hasta ahora se desempeña como el alto consejero presidencial para los Derechos Humanos.

Las propuestas de Barbosa fueron:

  •  Acompañar a fiscales de territorios en donde se presentan casos como la minería ilegal. “Ser un fiscal de los territorios y no del búnker”.
  • Trabajar con la delegada para la Seguridad Ciudadana del país para estudiar mapas de delincuencia territorial.
  • Extender diálogos entre la Fiscalía con el servicio diplomático colombiano (consulados y emabajadas).
  • Acompañar a la Justicia Especial para la Paz en lo relativo a la policía judicial en todo lo que requiera.
  • Trabajar con Naciones Unidas, Procuraduría y el propio Gobierno para que la Fiscalía pueda llegar a más municipios para evitar el crimen a líderes sociales.
  • Defender a las mujeres y crear mecanismos rápidos para castigar los feminicidios.

A su turno, habló Gómez Álzate, excomisionado de paz, que dijo que lo importante no es crear nuevas leyes, sino aplicar las que ya hay.

Las propuestas de Gómez Álzate fueron:

  • Potenciar instrumentos tecnológicos para ser más eficiente y ágil las investigaciones y acercar la justicia a los colombianos.
  • Fortalecer la policía judicial para un impecable recaudo de pruebas. Es decir, capacitar a los funcionarios frente a la investigación.
  • Organizar un grupo especial de policía judicial para enfrentar temas de corrupción, pues los investigadores deben conocer de finanzas.
  • Acercarse a los ciudadanos para que la Fiscalía vaya a los ciudadanos, y no los ciudadanos a la Fiscalía.
  • Fortalecer las seccionales de la Fiscalía.
  • Priorizar un modelo de investigaciones específico sobre crímenes de líderes sociales.

Finalmente,  la secretaria jurídica de la Casa de Nariño, Clara María González presentó sus propuestas.

Las ideas que González anunció fueron:

  • Fortalecer la investigación criminal utilizando todos los recursos técnicos y financieros, para que las investigaciones no terminen por prescripción.
  • Limitar las funciones de la Fiscalía a la investigación, recolección de pruebas y acusación ante  los jueces para evitar errores judiciales.
  • Entregar informes semestrales acerca de su gestión como fiscal.
  • Implementar una carrera administrativa en la Fiscalía para la estabilidad laboral de los funcionarios del ente acusador, y para que tengan derechos a ascensos y la participación en procesos consensuados de metas.
  • Hacer auditorías en las salas de interceptaciones de la Fiscalía para dar a conocer la actuación de los fiscales en ese sentido.

Con estas propuestas, la Corte Suprema de Justicia entrará a decidir quién es el mejor para ocupar el puesto que dejó Néstor Humberto Martínez.