En una calle de honor de más de una docena de uniformados del Ejército fue entregado en un cofre a miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía el cuerpo de ‘Luna’, la cachorrita criolla de 4 meses de edad que fue lanzada al vacío por el soldado Jhonny Alexander Angulo desde una altura de más de 2 metros.

Los miembros del CTI recolectaron elementos materiales probatorios mediantes registros fotográficos, topográficos y la necropsia forense de la canina, con los que pudieron identificar a los responsables del hecho.

Pese a que todas las pruebas apuntaban en contra de cuatro hombres, uno como autor y los otros como coautores de los hechos por no hacer nada para salvarle la vida al animal, no aceptaron cargos ante un juez del de control de garantías en Nariño; sin embargo, fueron imputados por el delito de maltrato animal agravado.

Aparte de ser retirados del servicio militar, a los responsables del asesinato de ‘Luna’ les dictaron medida de aseguramiento no privada de la libertad, que consiste en que están obligados a presentarse ante el despacho de la Fiscalía.

“Este Comando rechaza cualquier comportamiento que vaya en contravía de la misión constitucional. No toleraré actos reprochables e indignos de un soldado de la patria, como el del video que evidencia maltrato animal”, indicó hace unos días el general Eduardo Zapateiro, comandante del Ejército hace unos días desde su cuenta de Twitter.