“Tenemos información de un hallazgo de cuatro cadáveres en una finca entre El Jardín y Manizales, en el municipio de Cáceres, y la información es que llegaron 12 hombres armados y ultimaron a estos trabajadores”, aseguró el funcionario en diálogo con CM& Noticias.

Suárez dijo en el informativo que las primeras versiones apuntan a que los atacantes eran “al parecer, integrantes del grupo de ‘los Caparros’”, una estructura delincuencial que viene librando una disputa territorial con subversivos del ‘Clan del Golfo’.

Precisamente esta versión también la mencionó El Colombiano en un informe de prensa en el que cita a “una fuente judicial”, que dijo que los hechos se habrían presentado luego de un enfrentamiento entre miembros de ambas organizaciones armadas, que se dio en la finca conocida como Rincón Santo, en la vereda Manizales.

La hipótesis inicial que maneja el medio local es que luego del enfrentamiento uno de los grupos se retiró de la zona, y que los armados que quedaron en la finca, aparentemente los del ‘Clan’, “ingresaron a una de las viviendas, desplazaron a una mujer y a su hija menor de edad, y asesinaron a cuatro de los trabajadores”.

Al respecto, el medio antioqueño recoge la declaración que dio la fuente citada, que dijo que la masacre se habría perpetrado, el miércoles en la noche, debido a que ‘los Caparros’ estarían extorsionando al propietario del predio:

“Al parecer los dueños de la finca estaban pagando extorsión a ‘los Caparros’ de un millón de pesos mensual, pero tres días atrás los del ‘Clan’ llegaron ahí a tomar agua, descansar y cargar celulares. Una hipótesis es que, luego del combate, ‘los Caparros’ mataron a esas personas por una supuesta retaliación por colaborar con sus enemigos”, dijo la fuente, según el periódico.

Lo cierto, por ahora, es que según El Colombiano las víctimas fueron identificadas como Gabriel Enrique Ávila Montalvo, de 51 años; Wilberto Manuel Beltrán Roqueme, de 48; Alexánder Fabio López Rivero, de 41; y William Antonio Beltrán Carrillo, de 23.