Congestiones, malos tratos, condiciones climáticas desfavorables, hambre y mucha frustración deben soportar usuarios de las EPS a la hora de esperar autorizaciones o reclamar medicamentos.

Las ‘filas interminables’, aseguran, se ha presentado siempre, pero la paciencia empezó a agotarse a partir de la liquidación de Medimás, ya que como se ha denunciado de parte de actores de la salud, generó una mayor demanda del servicio.

Han pasado 52 días del momento en que la Superintendencia de Salud ordenara la liquidación de Medimás, pero lo que debería ser un alivio para los pacientes y representar una mejoría en los servicios, se convirtió en un ‘calvario’ que hasta el momento no tiene solución.

Se conocieron casos de personas que, por ejemplo, viven en el sur de Armenia, que antes tenían la posibilidad de reclamar sus medicinas cerca de su domicilio —los usuarios de Medimás podían acercarse a la desaparecida sede de la carrera 19 con calle 44—, pero ahora deben acudir a las entidades que en su mayoría se encuentran en el norte de la ciudad, por lo que deben pagar transporte urbano, aunque muchas veces deben elegir entre pagar la cuota moderadora o pagar el pasaje en bus.

A las afueras del Culsubsidio muchas personas bajo la lluvia esperaban ser atendidas pronto. En Sanitas también hubo inconformismo, porque deben esperar alrededor de 4 horas de espera para ser atendidos.

(Vea también: Nuevo cobro en el sistema de salud para atención en EPS: unos pagarán más de 100.000 pesos)

Así mismo, algunos de estos usuarios hablaron con la Crónica y relataron cómo se da la prestación del servicio.

“No hay suficiente personal en los dispensarios o en las sedes administrativas para atender, sobre todo a los de la tercera edad, que requieren de mayor tiempo para indicarles las diligencias que deben llevar a cabo para conseguir una cita, autorización o los mismos medicamentos”.

Afectados por la EPS Medimás

La Crónica salió durante la jornada del jueves 28 de abril a recorrer los dispensarios de medicamentos más concurridos.

La concentración más notoria se dio en los alrededores del sector de clínicas, por el parque Fundadores, donde las personas se mantenían en la fila, a pesar de la incesante lluvia.

En la sede Colsubsidio, ubicada usuaria de La Nueva EPS en la calle 1A número 13, se veía el malestar de la comunidad, la mayoría de la tercera edad.

Lucero Gaitán siempre fue, pero sí notó que el servicio se deterioró tras el paso de usuarios de Medimás: “Así llueve o truene nos dejan acá esperando, no les importa nuestra condición, uno llega a las 8 a. m. y sale casi a las 4 o 5 p. m., soy usuaria de La Nueva EPS y desde que se liquidó Medimás empezó este problema”.

Agregó: “Le toca uno traer hasta desayuno y almuerzo, porque hay que reclamar una parte de la fórmula médica acá y lo demás en otra sede”.

Lee También

Carlos Arturo Riaño, paciente de La Nueva EPS, sufre convulsiones y le incomoda que no haya un lugar preciso para efectuar todos los trámites. “Hay un aspecto que molesta más y es que nos tienen de lado a lado, acá estoy haciendo una fila para reclamar una parte de la medicina y luego me toca hacer otra, en otro sitio, para que me den lo demás. Yo vengo del barrio Puerto Espejo, debo pagar transporte público, a veces me dicen que regrese al día siguiente para que me solucionen mi situación y de nuevo a pagar transporte cuando el recurso que tengo para ello es poco”.

También indicó: “No vemos que las condiciones mejoren, pero sí hacen el descuento de los aportes, nadie hace nada por exigirle a estas entidades. Es hora de que generen más de estos puntos, que inviertan también en el buen servicio”.

Daniela Ruiz también señaló: “Son 3 las señoritas que atienden en los cubículos y hay 6 de estos cuartos más, 3 vacíos, se les cae el sistema, a veces se van de su puesto y uno debe esperar a que le agilicen el turno, pero nada”.

Está el caso de Marco Tulio Cano, quien resaltó que en las líneas telefónicas dispuestas tampoco hay atención: “A uno le dan un número para llamar, para sacar cita, pero nunca lo atienden. Entonces le toca a uno venir acá a aguantarse la fila”.

Carmen Rosa Romero es diabética, por el tiempo de demora se agotó y debió retirarse de la fila, pero cuando volvió había perdido su turno: “En ese caso simplemente me dijeron que debía hacer de nuevo la fila para hacer otra vez el trámite, no piensan en uno”.

En la sede Sanitas de la carrera 13A número 1A-117 adultos mayores esperaban autorizaciones.

José Humberto Gómez es usuario de Sanitas, no se queja de la atención médica, pero sí de las filas: “Estoy esperando una autorización, usted puede ver la cola que hay y es mucha la demora. Después me toca hacer otra cola, pero para poder reclamar la medicina en Cruz Verde, por esto debo sacar casi el día entero para poder hacer la diligencia completa”.

Añadió: “No es justo que una persona mayor como yo, con una operación de corazón, tenga que soportar esto, no parece que se vaya a dar un cambio para bien”.

Julia Cortés fue trasladada de Medimás a Sanitas y también mostró su inconformismo: “Yo he venido a aguantar la fila en 2 oportunidades y son casi 4 horas las que tiene uno que estar para reclamar un papel o reclamar las drogas, esto desgasta y más cuando uno tiene otras obligaciones pendientes”.

Alcalde de Armenia hizo pedido a Minsalud

El alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales, se refirió al tema de las EPS y que no tengan en cuenta a la red pública de salud para la atención de pacientes, por lo que señaló que ha hecho peticiones y solicitudes directas al ministerio de Salud y Protección Social.

“Hemos hablado ante Asocapitales y la Federación Nacional de Municipios de una inquietud que tenemos y que preocupa. Antes de la liquidación de Medimás eran alrededor de 30.000 los usuarios de esta EPS atendidos por Red Salud, que le generaba ingresos por $6.000 millones al año, entonces tomaron los usuarios y los repartieron a otras EPS, mientras que Red Salud quedó a la mitad y se rebajó el recurso”.

“Estamos inquietos, nos preguntamos qué hacer con los puestos de salud que están abiertos y los que tenemos pensados reabrir como el de Santa Rita, si no tenemos usuarios entonces qué vamos a hacer. Las personas van a tener que desplazarse a otras zonas para reclamar sus medicinas, realmente estamos generando una alarma, No estamos quietos, estamos haciendo ampliaciones para fortalecer a Red Salud, invertimos para alcanzar el segundo nivel y las EPS no contratan con la entidad. La entidad tiene un personal capacitado, pero necesitamos usuarios”.