La versión del exvicepresidente Angelino Garzón se esperaba desde hace días, después de que Roy Barreras lo acusara de haber entorpecido los diálogos de paz que el gobierno de Juan Manuel Santos adelantaba con el Eln.

Para darles más peso a sus explicaciones, Garzón empezó por hacer un juramento y poner su cargo a disposición, en una entrevista con Caracol Radio.

Yo quiero jurar en esta entrevista que todo lo que voy a decir es verdad y nada más que la verdad, porque los servidores públicos, los expresidentes de la república, los candidatos a los cargos de elección popular, no le podemos mentir a la gente y tenemos que tener cero tolerancia con la criminalidad organizad, con la violencia y con la corrupción”, dijo el hoy diplomático en la emisora.

Después hizo el ofrecimiento de su cargo. “Y si alguna de las cosas que diga en esta entrevista es mentira, estoy dispuesto a asumir todas las consecuencias, incluyendo la renuncia pública de mi cargo como embajador”.

Al tema le dio vuelta y también lo planteó como un reto. “Pero igual decisión deberían tomar todas las personas que han estado hablando sobre este tema, mucho más cuando las declaraciones del vocero oficial del Eln, ‘Pablo Beltrán’, ha reiterado que los únicos responsables de que no se hubiera llegado a acuerdos con el Eln en julio del 2018 fueron los propios voceros del Gobierno Nacional del expresidente Juan Manuel Santos”.

Aseguró que la versión de que él se había reunido con integrantes del Eln es “una mentira vendida como verdad”, pues, según Garzón, no se podía reunir “ni como vicepresidente ni como persona con ningún vocero del Eln, porque era una organización ilegal. Menos en un hotel de Cali”.

Preguntado por si en algún momento le pidió a alguno de los miembros del Eln, negociadores o no, que se abstuvieran de firmar un cese al fuego con el gobierno de Santos y que esperaran al gobierno de Iván Duque, Garzón respondió:

“Es que ni siquiera cuando yo fui vicepresidente de la república hice parte de una comisión de paz, ni siquiera como asesor de paz. Por lo tanto, yo no he conversado con ningún integrante de la dirección del Eln en La Habana, ni con ningún vocero del Eln en Colombia. Para hacer eso tendría que tener un mandato legal del presidente de la república”.

Sobre el hecho de que ‘Pablo Beltrán’ haya dicho que Garzón “sí mandaba mensajes”, el exvicepresidente dijo que se debe “a que yo siempre he sido un hombre de paz. No olvide que yo hice parte de la Comisión Nacional de Conciliación, presidida por la Iglesia católica”.