El vocero de la empresa encargada del alcantarillado de la ciudad, Nelson Valencia, le dijo a CM& que esa es la razón por la que la capital se inunda con aguaceros torrenciales, como el que cayó este martes.

“En un año, nosotros sacamos 100 mil toneladas de basura de nuestros canales, sumideros y redes, esto equivale a llenar el estadio El Campín al tope de basura. Este aguacero que normalmente debería caer en seis o en ocho horas, cayó en dos horas y media”, aseguró el gerente en el medio.

A eso se le suma la explicación que entregó la alcaldesa Claudia López, que dijo que la deforestación es la principal causa de los arroyos en la capital.

El problema es que hay pocos árboles. Si hubiera mucha más reforestación, como la vamos a hacer en los cerros Orientales, habría más material vegetal que absorba el agua, de manera que cuando llueva no se ruede todo y se vuelva barro en un segundo, y nos inunde toda la ciudad”, aseguró.

Entretanto, las lluvias en la ciudad seguirán, alertó el Ideam, aunque con una menor magnitud que la del martes, en el que cayó la misma cantidad de agua que usualmente cae en un mes.