La primera de ellas es que en el inventario de hallazgos, conocido por Caracol Radio, no figuran 10 kilos de cocaína que en un principio la Fiscalía dijo haber hallado en el lugar, utilizado como laboratorio para su fabricación.

Esa emisora señala que en ese documento debe figurar absolutamente todo lo que se encuentra en el lugar antes de ser destruido, por lo que llama la atención que no figure la droga y mucho menos se sepa si se destruyó sin registrarla o dónde está.

Pero además de eso, ese medio habla de la inconsistencia en algunas cantidades de insumos presuntamente confiscados. En concreto se trata de 3 de las 7 toneladas de agentes químicos que las autoridades dijeron haber destruido en el procedimiento, pues el inventario oficial no alcanzaría ni siquiera a completar 4 toneladas y, como pasa con la droga, deberían figurar ahí pese a haberse destruido.

Ese inventario, divulgado por Caracol, incluye:

  • 125 kilos de cloruro de calcio.
  • 50 kilos de hidróxido de sodio.
  • 75 kilos de metabisulfito.
  • 1.000 galones de acetona.
  • 35 galones de ácido clorhídrico.
  • 125 galones de gasolina.

La periodista Camila Zuluaga, de Noticias Caracol, también se preguntó por qué nadie da razón sobre el procedimiento en la Policía Antinarcóticos y en la Fiscalía, además de otros temas como el por qué no se ha hecho extinción de dominio a la finca, como suele suceder en casos así, y si se hará en algún momento. Esto sin contar con que a Sanclemente se le aprobó en tiempo récord la licencia para atender el caso.