Así lo revela una investigación que llevó a cabo desde 2002 la secretaria de interior del Magdalena y magíster en derechos humanos, Norma Vera Salazar, divulgada por el diario El Tiempo.

Sus macabros hallazgos dejaron cifras escalofriantes sobre los abusos que cometió en un lapso de entre 15 y 20 años. Los detalles que revela incluyen la forma en que seleccionaba a sus víctimas, con características definidas: “de fisionomía blanca, menores de 14 años de edad, vírgenes y anchas de caderas, buscando que fueran fértiles“, escribe ese medio

Pero no se detenía solo en saciar su apetito sexual. De acuerdo con la investigadora, su prole y sus mujeres pasaban a ser parte de la estructura criminal; los hijos como futuros combatientes y ellas como mujeres de sus lugartenientes, después de vivir con él mientras otra las reemplazaba.

A raíz de esto, ese diario resalta que se les impedía siquiera pensar en reorganizar su vida con cualquier otra persona. “Las que lo intentaron, murieron de manera brutal“, escribe.

“A muchas de estas mujeres tocó hacerles terapia para que pudieran entender que fueron víctimas, puesto que las logró cautivar gracias al buen trato, los regalos, como casas o tierras, y al estatus que les daba”

El también llamado ‘Patrón de la Sierra’ se acogió a la ley de Justicia y Paz, por lo que se encuentra hoy extraditado a los Estados Unidos, donde lleva 11 de 16 años de prisión principalmente por narcotráfico, mientras que en Colombia todavía tendría al menos 8 pendientes, de acuerdo con Infobae.

Ese portal dice que en su momento, Giraldo reconoció 24 hijos, pese a que la Fiscalía tenía documentados 19. El Tiempo dice que aceptó 38, y, aunque Vera contabilizó 70, “podrían ser muchos más que no han sido o fueron reconocidos“.