“Estamos pidiendo ayuda por los ancianos y los niños que están viviendo arriba en San Joaquín, Monterrey, Acapulco y Divino Niño (Ciudad Bolívar) y que no tienen qué comer. También está pasando que hay muchos perros y gatos abandonados; los animalitos se están muriendo de hambre”, manifestó Ruby Alcaldes, residente de esa localidad, a RCN Radio.

La mujer, además, aseguró en la emisora que esto sucede porque “la gente no tiene cómo darles de comer, no tienen ni para ellos, entonces los botan a las calles”. Allí, en medio de ese panorama desolador, dice que las mascotas se estarían muriendo.

Alcaldes, confeccionista informal, cuenta que ella y su hijo, de 25 años, han tratado de rescatar a algunos animales y, con lo poco que sobrevive, les brinda comida, pero no cuenta con los recursos suficientes para ayudar a la cantidad masiva de perros y gatos abandonados, añade la frecuencia.

Por su parte, el hijo de la mujer relata que han recogido unos 10 animales. Incluso, algunos de estos eran utilizados para peleas o para sacarles crías.

La mujer, por último, suplicó al Distrito y a los ciudadanos ayudas para las personas menos favorecidas del sur de la capital, y sobre todo protección para los animales abandonados.