La investigación, que fue elaborada conjuntamente con otros tres especialistas, señaló que el SARS-CoV-2 (nombre técnico del COVID-19) pudo haber sido desarrollado en un periodo de seis meses, indico Infobae.

“La teoría del origen animal, aunque ampliamente aceptada, carece de apoyo sustancial. Este coronavirus muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico de origen natural”, recalcó.

De acuerdo con el informe de la viróloga asiática, el COVID-19 “viene de un laboratorio” y es producto de una mezcla intencional de dos coronavirus de murciélago (ZC45 y ZXC21) como base, agregó el portal de noticias argentino.

El estudio, citado por este mismo medio, aseguró adicionalmente que el virus tiene una eficacia muy alta en la unión del receptor ACE2 de las células humanas gracias una proteína vírica, lo que significaría que fue fabricado.

Aunque no ha sido revisada de forma independiente por otros científicos, la investigación (que cuenta con 26 páginas) enfatizó que debido a estos factores este coronavirus es “altamente” contagioso y transmisible, concluyó Infobae.

¿Quién es Li-Meng Yan?

En julio pasado, Yan aseguró en una entrevista para Fox News que el gobierno chino sabía de la presencia y peligro del COVID-19 antes de declarar la emergencia sanitaria en Wuhan, ciudad donde surgió el brote.

Pese a que no hay mucha información sobre su vida, la viróloga manifestó que realizó en la Universidad de Hong Kong una investigación, bajo la supervisión de un supuesto funcionario de la OMS, que demostró que el SARS-CoV-2 se estaba transmitiendo rápidamente entre personas.

La Organización Mundial de la Salud, sin embargo, ha negado en repetidas ocasiones todas las acusaciones de la científica y afirmó que no tienen datos que la acrediten como trabajadora de un laboratorio del organismo.