Las directrices de la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) citadas por CNN dicen que los tripulantes (sobre todo, los auxiliares de vuelo, que tienen contacto con los pasajeros) deben unas “mascarillas médicas, guantes médicos desechables de doble capa, gafas protectoras, sombreros desechables, ropa protectora desechable y cubrezapatos desechables”, pero también sugiere el uso de pañales desechables, “salvo en situaciones especiales”, para evitar lo más posible la entrada al baño, uno de los mayores focos de infección de coronavirus en una aeronave.

Bloomberg informa que el reporte de 38 páginas señala que estas medidas y recomendaciones también se aplican para los vuelos chárter (aviones contratados) o para los vuelos de y hacia regiones en las que el número de casos por coronavirus exceda los 500 por cada millón de habitantes.

Este video registra el anuncio de las autoridades aéreas chinas sobre uso de pañales desechables para auxiliares de vuelo:

No es tan fácil contagiarse en un avión, según autoridades aéreas

Un estudio del Departamento de Defensa de EE. UU. estima que se necesitan 54 horas de volar juntos y sin tapabocas para contagiarse de coronavirus.

Y como en el mundo no existe un vuelo de esa longitud, la probabilidad se reduce a que, según tales autoridades, volar es más seguro que entrar a un centro comercial.

No obstante, el estudio aborda la posibilidad de contagio en cabina, pero no en los baños.

CNN recuerda el caso de una mujer que en agosto pasado viajó de Italia a Corea del Sur y contrajo COVID-19 durante el viaje, al parecer, en el baño de la aeronave, que fue el único momento en que la viajera se retiró el tapabocas.

Para ello, según CNN, algunos fabricantes de aviones trabajan en el diseño de puertas de baño ‘manos libres’ y sistemas de desinfección ultravioleta, que desinfectarían todas las superficies del baño hasta en un 99 % después de cada uso.