El cohete destruido era un modelo conocido como Starship de casi 50 metros de largo que idealmente también transportará hasta 100 toneladas de carga al espacio.

Información actualizada: Elon Musk, fundador de Tesla, es ahora el hombre más rico del mundo

La nave, sin tripulación, despegó de la base que SpaceX tiene en Boca Chica (Texas) y ascendió unos 12 kilómetros impulsada por tres motores tipo Raptor antes de regresar al punto de partida, donde debía aterrizar.

Sin embargo, al tocar tierra la nave explotó creando una bola gran bola de fuego.

Pero la compañía se mostró optimista y una transmisión en vivo del lanzamiento mostró el mensaje en pantalla “PRUEBA IMPRESIONANTE. ¡FELICIDADES AL EQUIPO STARSHIP!”.

“¡Marte, aquí vamos!”, escribió Elon Musk, fundador de SpaceX y jefe de Tesla, en su cuenta de la red Twitter minutos después del ensayo, explicando que una velocidad de aterrizaje demasiado rápida fue la culpable del accidente.

Relató las partes exitosas del corto viaje del cohete al final de la tarde: el despegue, el cambio de posición en vuelo y su trayectoria de aterrizaje precisa (antes de la explosión final).

“¡Tenemos todos los datos que necesitábamos! Felicitaciones al equipo de SpaceX”, subrayó Musk.

En la prueba de lanzamiento del miércoles el artefacto despegó y ascendió correctamente en una línea aparentemente recta, antes de que uno y luego el otro de sus motores se apagaran. Luego de 4 minutos y 45 segundos de vuelo, su tercer motor se apagó y el cohete inició su descenso en la posición programada.

Los motores se reiniciaron segundos antes de aterrizar en un esfuerzo por frenar la nave, pero sin embargo no pudo evitar ello que se estrellara con fuerza contra la Tierra.

Prototipos más pequeños ya fueron disparados varios cientos de metros en el aire durante menos de un minuto como parte de una serie de pruebas destinadas a desarrollar la próxima generación de cohetes de la compañía a la velocidad de la luz.

Después de varios intentos fallidos esta semana, el vuelo se transmitió en vivo en la cuenta de Twitter y de YouTube @SpaceX.

El vuelo de prueba se planeó para verificar el enorme cuerpo de metal de la SN8 (Starship número 8) y sus tres motores para evaluar su aerodinamismo, incluso durante el regreso de la nave a la Tierra, que se registra verticalmente, en la misma línea que el cohete Falcon 9, pionero de SpaceX.