El balance anterior era de más de 320 muertos, pero muchos de los al menos 500 heridos no han podido sobreponerse y han fallecido en los hospitales.

La madrugada del miércoles la policía esrilanquesa llevó a cabo nuevas operaciones y detuvo a otras 18 personas en relación con los ataques.

En total, casi 60 personas fueron detenidas desde los atentados del domingo, dirigidos contra hoteles de lujo e iglesias llenas de gente durante la misa de Pascua en Colombo, la capital, y otros lugares.

Los ataques fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI), aunque el gobierno del país apuesta por que el responsable fue un grupo islamista local poco conocido, el National Thowheeth Jama’ath, que habría contado con ayuda “internacional”.

“El aparato de seguridad cree que hay vínculos extranjeros y algunas pruebas apuntan en esa dirección”, dijo el martes a la prensa el primer ministro esrilanqués, Ranil Wickremesinghe. “Estamos estudiando esta reivindicación, había sospechas de que existían nexos con el ISIS”, añadió haciendo referencia al Estado Islámico.