La extraña intromisión de la babosa detuvo a decenas de trenes y ocasionó retrasos en el itinerario para 12.000 pasajeros, reseñó la agencia AFP.

La corriente se cortó el 30 de mayo en varias líneas del sur del archipiélago operadas por la Kyushu Railway Company, también conocida como JR Kyushu.

La empresa se vio obligada a anular 26 trenes y otros se vieron afectados por retrasos que sembraron el caos en una red ferroviaria conocida por su eficacia y su puntualidad.

JR Kyushu afirmó haber encontrado al culpable, en este caso una babosa que se había introducido en un dispositivo eléctrico cerca de las vías.

“Buscábamos el aparato responsable de la avería eléctrica”, declaró a la AFP un portavoz de la compañía. “Pensábamos inicialmente que se trataba de una anomalía pero en realidad era una babosa muerta”.

Un incidente “raro”, según él. “Tenemos a menudo problemas de colisión entre trenes y ciervos, pero nunca incidentes con babosas”.

Después de haber comprobado todos los dispositivos similares de la zona, JR Kyushu descartó cualquier otra intrusión de babosa.