Maider Miragaya, madre del menor, volvió a compartir en su cuenta de Facebook el mensaje que había escrito sobre los constantes acosos que sufría su hijo en el colegio Jado Ikastetxea, según publica el portal El Español.

El 14 de noviembre de 2017 Maider escribió en esa red social un largo mensaje que demuestra la impotencia que vivió la española durante todo el tiempo que trató de salvar al menor “del infierno que vivía”.

A continuación, reproducimos, sin editar, esa publicación de Facebook:

“¿Cómo expresar cómo me siento? Tras siete años viendo como pegan, insultan y humillan a tu hijo en el colegio sólo escuchan mis oídos, ¡¡es cosa de niños!!! ¿Total? ¿Y qué quieres que haga? ¿No te gusta? Ya sabes… y un sinfín más de excusas para llegar de nuevo al mismo punto de partida año tras año.

En junio la vida termina y en septiembre hay que partir de cero. ¿Cómo pueden pretender que unos padres olviden lo que sufre su hijo y que el niño vaya feliz al colegio? Son paradojas de la vida que mi cabeza no llega a comprender. ¡A tu hijo le rompen un diente y te dicen que se ha caído! A tu hijo le pegan en clase y eso es imposible, ¡hasta que tiene testigos! ¡Consecuencia! Falta para tu hijo por estar en una pelea.

Tu hijo sale con el cuello con sangre de las collejas que le han dado en un cambio de clase y es que el otro niño está pasando por una mala temporada. ¿Hasta cuándo? La inspectora de educación te dice que el problema es que tu hijo va con su hermana a clase!! ¿Perdona? ¿De quién quieren reírse? ¡Esto en un colegio Marista!

Pues imaginad qué tipo de alumnado hay que en menos de una semana la medida que han puesto algunos profesores es castigar a toda la clase fuera del horario lectivo. ¿Eso es legal? ¿La solución es huir del problema? ¿Qué aprende mi hijo si le enseño que en lugar de intentar arreglar un problema hay que huir de él? He de terminar diciendo que gracias a Dios hay algún profesor en ese colegio que se preocupa por los alumnos, o sea existen profesores con vocación”.

De acuerdo con El Español, la carta fue en respuesta al ver que las denuncias que había hecho ante las autoridades y el distrito escolar no avanzaron ni tuvieron resultado alguno.

La directiva del colegio Jado Ikastetxea emitió un comunicado en el que expresó sus condolencias a la familia, cita el mismo portal.

“Sentimos muchísimo el dolor de su familia y si hay algo que podamos hacer por ellos saben que pueden contar en todo momento con nuestra solidaridad, apoyo y respeto a su intimidad y la de su hijo“, escribió Íñigo García Blanco, director de la escuela.