De acuerdo con el canal Crónica, ante la polémica, el Ministerio de Salud argentino tuvo que salir a aclarar que la “identidad de género u orientación sexual no es un impedimento para la donación de sangre o plasma”.

El ministro de esa cartera, Daniel Gollan, aclaró en un comunicado que en la entrevista antes de la donación solo se consulta sobre situaciones de potenciales riesgos para cuidar al donante y al receptor, indica el mismo medio.

Sin embargo, la clínica, a la cual el canal argentino no identifica, se defendió y argumentó que su decisión está basada en las indicaciones de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (AAHITC).

Según el portal Agencia PresentesAAHITC, en contra de la Ley de Donación de Plasma que salió en medio de la pandemia por el COVID-19, dice textualmente que entre los impedimentos para donar están los “varones que tengan o hayan tenido relaciones entre hombres y mujeres que tengan o hayan tenido pareja sexual hombre que tiene también sexo con hombres”.

Por su parte, el Instituto Provincial de Hemoterapia, dependiente del Ministerio de Salud, declaró que “se rechaza cualquier discriminación o exclusión por razones de orientación sexual e identidad de género autopercibida que pueda ocurrir en el proceso de donación de sangre”, cita Crónica y finaliza:

Estas normativas “no excluyen de la posibilidad de donar a ninguna persona por su identidad de género”.