Al considerar que existe el temor de que la situación afecte gravemente a la vida de la gente y a la economía (…) declaro el estado de emergencia”, expresó Abe este martes.

Sin embargo, el estado de emergencia no permite a las autoridades japonesas imponer un confinamiento estricto como en otros países, pero ofrece a lo gobernadores regionales la posibilidad de pedir a la población que permanezca en casa, así como el cierre temporal de comercios no esenciales. 

¿Pero por qué las autoridades de Japón no pueden decretar el confinamiento obligatorio? De acuerdo con el diario BBCla ley no le ofrece mayores herramientas al gobierno de Japón para establecer cuarentenas o que la fuerza pública haga cumplir instrucciones para quedarse en casa.

Según el abogado Koju Nagai, consultado por el mismo medio, tiene que ver hechos que ocurrieron desde antes y durante la Segunda Guerra Mundial, pues la constitución conocida como Meiji, “ofrecía poderes al emperador con los que muchas libertades podían ser canceladas, lo cual llevó a abusos de poder”

Por eso, la nueva constitución de Japón se basa en la idea de que los derechos humanos deben ser respetados, detalla BBC.

Por ello, varios supermercados y otras tiendas seguirán estando abiertas, el transporte (trenes, los autobuses y el transporte público) seguirá funcionando y no se prevén sanciones para quienes no cumplan con las solicitudes del gobierno.

“Aunque se declara el estado de emergencia, ello no significa que la ciudad esté confinada como ocurre en otros países”, agregó Abe.

“Vamos a impedir la propagación de la infección mientras mantenemos en la medida de lo posible los servicios sociales y económicos, y los transportes públicos”, precisó el primer ministro.

Existe un plan básico de actuación de las autoridades de Tokio que incluye el cierre de colegios y universidades, los bares, los sitios de karaoke, los teatros, los cines, las galerías de arte, los museos y los lugares con la presencia masiva de gente.

De momento, Japón no ha sufrido el impacto del coronavirus, padecido duramente en Estados Unidos o varios países de Europa. Se han registrado en el archipiélago nipón unos 4.800 casos confirmados y 100 muertos.