Específicamente, el medio, asociado a la radio pública de Estados Unidos, se refiere a María Fernanda Cabal y a Juan David Vélez, representante de los colombianos en el exterior.

Sobre la senadora dice que es la “más ruidosa” demostrando su apoyo a Donald Trump, pues constantemente está haciendo videos respaldando la reelección del presidente y escribe artículos en contra de Biden.

“Cabal incluso sugiere que la ventaja de Biden sobre Trump en las encuestas nacionales es su dividendo político de la pandemia de COVID-19, porque, como ella lo cuenta, el virus ‘se incubó’ en la China comunista en beneficio de los políticos liberales”, se lee en el artículo.

De Vélez, por su parte, WLRN indica que es uno de los que se “han unido a la campaña de terror de Biden-es-un-bolchevique dirigida a los latinos de Florida”, y agrega que al consultar al senador colombiano (con ciudadanía estadounidense) al respecto, él dijo: “Se puede llamar desinformación, pero estas son opiniones que cualquiera tiene derecho a tener”.

Además, el medio asegura que el expresidente Juan Manuel Santos, hace un mes, dijo que tenía información de que un “funcionario de alto nivel” del Gobierno de Iván Duque “se había acercado para ayudar a la campaña de Trump“.

Pero eso no es todo. La publicación estadounidense recuerda una visita que el expresidente Álvaro Uribe, líder del Centro Democrático, hizo a la Florida, importante estado para las elecciones de Estados Unidos, y habló de su victoria en el plebiscito por la paz.

“Entonces, para el referéndum de paz, Uribe y el Centro Democrático crearon el llamado hombre del saco de Castro-Chavismo , una referencia al difunto dictador comunista de Cuba Fidel Castro y al difunto hombre fuerte socialista de Venezuela, Hugo Chávez. Uribe advirtió ominosamente a los votantes colombianos que si hacían las paces con las Farc, estarían abriendo la puerta de la democracia capitalista de Colombia al castrochavismo“, asegura el artículo.

Juan Pablo Salas, analista político colombiano que vive en Estados Unidos, le dijo al medio que desde esa visita de Uribe, en la que dio un discurso en un restaurante de comida típica de Colombia, los republicanos empezaron a sembrar el miedo contra Biden.

“Antes de que Álvaro Uribe llegara a Miami en 2016, nadie habría intentado acusar a Joe Biden de ser comunista. Ahora no solo es posible, está teniendo éxito”, dijo Salas al medio.

No obstante, queda la duda sobre si la supuesta intención del uribismo puede llegar a tener un alcance en las elecciones de Estados Unidos, teniendo en cuenta que en ese país no solo hay latinos colombianos (algunos antiuribistas), sino también de otros países.

A eso se le suma que el movimiento ni siquiera pasa un buen momento en Colombia, pues su principal líder se encuentra preso en su casa ( concentrado en lograr su libertad), y en las más recientes elecciones regionales no consiguieron varias de las más importantes alcaldías y gobernaciones, como la de Medellín y Antioquia, respectivamente, que quedaron en manos de opositores de Uribe. 

La campaña de Trump, por su parte, negó a la publicación que exista alguna iniciativa con políticos colombianos para desprestigiar la campaña del candidato demócrata.