De acuerdo con el diario local Samoa Observer, Agafili, de 45 años y padre de 3 hijos, estuvo exactamente 4 años y 8 meses de más en prisión debido a que ni él, ni las autoridades se dieron cuenta de que sus sentencias debían cumplirse simultáneamente y no una después de la otra.

“Nadie me dijo cuándo terminará mi condena en la cárcel… Perdí la cuenta de los días [tras las rejas]. No recuerdo mucho sobre cuándo debería estar fuera, solo sé que tenía que cumplir mi tiempo”, expresó el sujeto al mismo medio.

Agafili, primero, fue condenado en noviembre de 2008 a 7 años de prisión por delitos de robo y hurto. Un mes después fue condenado a otros 5 años por otros cargos no relacionados, pero esas sentencias debieron cumplirse simultáneamente y no consecutivamente, por lo que debió quedar en libertad en diciembre de 2015, explica el medio local.

El error fue notado la semana pasada por Daryl Clarke Leiataualesa, juez de la corte suprema, cuando Agafili tuvo que comparecer de nuevo ante la justicia por un asalto presuntamente cometido durante una fuga masiva de la prisión de Tanumalala, donde estaba detenido, detalla Samoa Observer.

Las autoridades admitieron en la corte que estaba detenido ilegalmente, por lo que Agafili fue puesto en libertad bajo fianza, finaliza ese mismo medio.

El nuevo abogado de Sio Agafili dialogó con la radio RNZ Pacific y dijo que está considerando pedir una compensación por el tiempo que su cliente perdió en la cárcel.

Su derecho a la libertad, según el artículo 6 de nuestra constitución, definitivamente fue violado. Así que definitivamente habrá un reclamo por eso”, dijo a esa emisora Muriel Lui.