A pesar de que los decesos asociados a la enfermedad se han estabilizado, principalmente en Asia y Europa, el etíope aseguró en rueda de prensa que el virus continúa propagándose descontroladamente en varios países.

Durante el último fin de semana, hubo más de 400 mil casos de contagio diagnosticados en todo el mundo. El brote se está acelerando y claramente no hemos alcanzado el pico de la pandemia”, manifestó Adhanom.

El director del organismo internacional, igualmente, enfatizó una vez más que la emergencia sanitaria no ha terminado. “Todos queremos seguir con nuestras vidas, pero la dura realidad es que todavía falta mucho”, agregó.

Este martes, por su parte, Benedetta Allegranzi, encargada de la Unidad Global de Prevención de Infecciones de la OMS, admitió que si han surgido algunas pruebas de que el coronavirus puede trasmitirse en el aire.

“Reconocemos que hay algunas evidencias en este sentido y, por lo tanto, debemos permanecer abiertos a esta posibilidad y a sus implicaciones, así como a las precauciones que deben adoptarse”, indicó la funcionaria.

Las declaraciones de Allegranzi se dan después de que un grupo de 239 científicos alertó a la OMS y a la comunidad médica internacional sobre esta posible forma de contagio, mediante un estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

Según el último informe de la Universidad Johns Hopkins, en el mundo se han presentado 540.582 muertes por COVID.19 y más de 11 millones de casos de contagio, siendo actualmente Estados Unidos y Brasil los países más afectados.