De acuerdo con el diario Globo, el repudiable suceso acontece en el municipio de Amambai, estado de Mato Grosso do Sul, y la menor, de 11 años de edad, tiene 25 semanas de embarazo.

La policía informó de que el embarazo de la menor se descubrió durante una consulta médica, donde la niña confesó que su padrastro llevaba un año abusando sexualmente de ella, indica el mismo medio.

La pequeña contó a las autoridades que el hombre aprovechaba cada vez que su mamá se iba a trabajar para violarla y era él quien tenía que cuidarla. La mamá, por su parte, aseguró que no sabía nada de los abusos y que se enteró en la cita médica.

El violador llevaba varios días desaparecido, pero la policía de Amambai lo encontró y lo detuvo. Cuando lo interrogaron, reconoció que violaba a su hijastra, detalla Globo.

Hace 2 semanas, en medio de un agitado debate, se interrumpió el embarazo de la niña que durante 4 años fue violada por su tío en Vitoria, en el estado de Espírito Santo. La menor tuvo que ir hasta Pernambuco porque un primer hospital se negó a realizarle el procedimiento, a pesar de que un juez lo había autorizado.

Tras la difusión de estos casos, el Ministerio de Salud brasileño publicó una nueva normativa que establece que, independientemente de la voluntad de la víctima, los médicos deben notificar a la policía los casos en que haya indicios o se haya comprobado una violación, finaliza el rotativo brasileño.

En Brasil el aborto está permitido en casos de violación, cuando se pone en riesgo la vida de la madre o cuando el feto presenta anencefalia.