“No creo que cerrar los espacios nocturnos sea tampoco la solución definitiva. Necesitamos tener un enfoque basado en datos, saber dónde está el virus, dónde tiene oportunidades de transmitirse. Si ocurre en ciertas áreas, entonces sí, quizás deban ser cerrados por algún tiempo”, recalcó María Von Kerkhove, responsable técnica de la célula de gestión de la pandemia en la OMS.

“Hay que estar seguros de que cuando se decide cerrar algo se trata de una medida temporal y de que se aplica en la región geográfica más pequeña posible. Todos queremos evitar las grandes medidas de confinamiento otra vez; esperamos no tener que ver eso de nuevo”, agregó Von Kerkhove.

Por su parte y sobre la vida nocturna, el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, sostuvo que “si hay transmisión comunitaria del virus, cualquier actividad que reúne a mucha gente, especialmente en sitios cerrados, llevará a una mayor transmisión del virus”.

El médico y líder del equipo de lucha contra la pandemia en la OMS explicó que los países que han salido de periodos de confinamiento “experimentarán casos y grupos de casos, y en esta situación España y otros países han reaccionado rápido y bien”.

Ryan añadió sobre España: “La incidencia de la enfermedad es estable, pero, repito, tendremos que ver todavía algunos de estos grupos de transmisión del virus en cierto número de países”.

“Tenemos que aprender a vivir con este virus. No lo podremos erradicar en un futuro previsible y tenemos que encontrar la manera de recuperar cierto tipo de normalidad en nuestras vidas”, reflexionó el experto.