Cuomo hizo el anuncio luego de lograr el acuerdo con el alcalde Bill de Blasio; la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA); el jefe de la Policía, James O’Neill, y el fiscal de Manhattan, Cyrus Vance.

De acuerdo con Cuomo, entre el 2013 y el 2017 se registró un aumento de un 15,2 % las agresiones a los trabajadores de la MTA y la pérdida de ingresos por tarifas —ciudadanos que no pagan el billete y se cuelan— creció de 105 millones de dólares en el 2015 a 225 millones de dólares en el 2018.

Nuevos datos ofrecidos este martes por la MTA, corporación responsable del transporte colectivo y conformada por varias agencias, indican que esta tendencia al alza está continuando y en lo que va de año hasta la fecha, ha alcanzado los 243 millones de dólares, en el periodo de doce meses que culminó en marzo del 2019, explicó Cuomo.

Asimismo, en el 2018 se reportaron 101 agresiones contra los trabajadores de la MTA que se calificaron como delito grave o delito menor. Hubo además 26 casos donde los trabajadores fueron amenazados y 2.318 incidentes de hostigamiento que fueron desde abuso verbal hasta contacto sin lesiones, indica además en el comunicado.

Cuomo indicó, además, que como parte de este nuevo programa se tomarán otras medidas para impedir la evasión de las tarifas con puertas de salida mejoradas, más monitores y cámaras a través del sistema de transporte público.

Como parte del plan, la Fiscalía de Manhattan proveerá 40 millones de dólares durante los próximos cuatro años para financiar los costos asociados con el personal, modificaciones de construcción y nueva tecnología de vídeo para las estaciones.

“Este año tuvimos éxito haciendo históricas reformas a la MTA y proveyendo nuevas fuentes de financiación. Pero, todavía la MTA está plagada de problemas de seguridad pública, ataques contra los trabajadores de tránsito y persistente evasión de tarifas, problemas que sólo han empeorado en años recientes”, indicó Cuomo.

Agregó que el nuevo esfuerzo múltiple mejorará la seguridad en todo el sistema, protegerá a los trabajadores de estas “incomprensibles agresiones”, disuadirá de la evasión de tarifas y responderá a emergencias.

“Estamos tomando pasos cruciales para asegurar los recursos que la MTA necesita para mejorar el sistema, mientras protegemos mejor a los hombres y mujeres que mantienen a Nueva York en movimiento”, dijo por su parte el presidente y consejero delegado de la MTA, Patrick Foye.

Mientras, el alcalde Bill de Blasio aseguró que esta asociación significa “más ojos y oídos en las estaciones”, y más oficiales para recurrir cuando los neoyorquinos necesiten ayuda.