El menor, de 13 años, se encontraba en casa con su mamá, su abuela, sus 2 gatos y su perro cuando de repente se registró el incendio; todos salieron de allí lo más rápido posible para ponerse a salvo, informó el Statesman Journal.

De acuerdo con el medio, la abuela del niño tenía 71 años y unos días antes se fracturó una pierna, por lo que no podía correr; en ese instante, por más difícil que fuera, la mamá de Wyatt decidió dejar atrás a la anciana y seguir con su hijo.

En cierto momento, el niño desapareció de la vista de la mujer, quien se encontró con su marido mientras escapaba del fuego, señaló el diario y agregó que, en un primer momento, el hombre no reconoció a su esposa, pues su pelo estaba chamuscado, tenía quemaduras en el cuerpo (sobre todo en sus pies) y su boca estaba “casi negra”.

Ella le pidió a su esposo que encontrara a Wyatt, a quien poco después hallaron sin vida, abrazado a su perro, indicó CNN. La cadena de noticias detalló que el menor se devolvió a su casa cuando huía del fuego; sin embargo, se desconoce por qué lo hizo.

En un comunicado, conocido por el medio, la familia de Wyatt manifestó estar “devastada” por la muerte del niño y de su abuela, identificada como Peggy.

Desde el inicio del verano en EE. UU. se han registrado varios incendios forestales que han dejado al menos 35 muertos, de los cuales 27 se han registrado en la última semana, en los estados de Washington, Oregón y California.

Unas cinco millones de hectáreas han sido arrasadas por al fuego en la costa oeste, lo que ha llevado a líderes demócratas a insistir en la necesidad de luchar contra el cambio climático, un tema sobre el que el presidente Donald Trump se ha mostrado escéptico.

A continuación puede ver algunas fotos del niño que murió: