Los bomberos pudieron impedir que el fuego se propagara a otras partes del parque, espacio que sufrió daños que ascienden a varios millones de euros.

Según los primeros elementos de la investigación, el incendio habría sido provocado por 3 farolillos chinos, prohibidos en la región desde 2009 y que fueron encontrados en las jaulas.

Los policías, que investigan “un incendio criminal por negligencia”, esperan determinar su procedencia analizando las condiciones atmosféricas y las condiciones del viento.

La asociación alemana de protección de los animales pidió rápidamente la anulación de los fuegos artificiales en las inmediaciones de los zoológicos, granjas y perreras.