La policía de Tampa arrestó esta semana a Halfon debido a varias transacciones, la mayoría de ellas de miles de dólares, a nombre de su marido, que al principio intentó creer en la inocencia de su joven esposa hasta que se dio cuenta de que las pruebas eran indiscutibles, publica el diario Tampa Bay Times.

El pasado 7 de noviembre, la mujer se presentó en la cadena Amscot, donde cambian cheques, y pidió que le hicieran efectivo uno de un millón de dólares (3.300 millones de pesos), indica el mismo medio.

La gran cantidad de dinero llamó la atención de los empleados del lugar y estos le dijeron que, a pesar de que la firma de su esposo estaba en el cheque, se necesitaba la presencia de él, para hacer efectivo el cambio, señala el rotativo estadounidense, y añade que Halfon dijo que necesitaba esa cantidad para comprar un yate de lujo junto a su marido.

Ante la negativa de los empleados de Amscot, la joven les ofreció 100.000 dólares de comisión, más del doble de lo que usualmente cobra esta compañía. Incluso, se fue y minutos después regresó con 3 cheques, cada uno por 333.333 dólares, lo que terminó de generar la sospecha de que algo andaba mal y por eso los trabajadores decidieron llamar a la policía, detalla Tampa Bay Times.

Los agentes que tomaron el caso, advirtieron a Rappaport sobre lo que estaba sucediendo, pero él, en medio de su inocencia y la promesa de amor que le había hecho la mujer el día de su matrimonio, no creyó las acusaciones y prefirió darle el “beneficio de la duda”, apunta ese diario.

A pesar de que ya estaba siendo observada por la policía, Lin Helena Halfon manejó hasta un pueblo a 160 kilómetros de distancia de Tampa y allí logró cambiar 666.666 dólares (2.200 millones de pesos).

Las autoridades se dieron cuenta de ese movimiento y el pasado 10 de diciembre le preguntaron al millonario si seguía creyendo en la inocencia de su esposa y, con las contundentes pruebas, dijo que no, pero pidió que no la deportaran, al ser ella inmigrante, precisa el mismo rotativo.

Halfon fue detenida el lunes 16 de diciembre en el aeropuerto internacional de Tampa y, luego, acusada de lavado de dinero, organización de fraude y explotación de una persona mayor. Por estos delitos, los jueces, de forma “irónica”, le dieron al oportunidad de pagar un millón de dólares de fianza, pero no los tiene, finaliza Tampa Bay Times.