Las autoridades militares del vecino país aseguraron a través de un comunicado de prensa que hay cerca de nueve heridos, entre ellos el director del penal. “La alteración del orden público se originó cuando los reclusos rompieron las rejas de seguridad perimétrica en un intento de fuga masiva”, agregaron en el documento.

Carolina Girón, funcionaria del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), ONG defensora de los derechos de los reclusos, indicó que los disturbios todavía continúan dentro del centro de reclusión.

Girón, de igual manera, enfatizó que el motivo del motín es que “los presos están molestos porque no les permiten tener visitas”, y “no cuentan actualmente ni con agua ni comida” debido al alto hacinamiento.

A raíz de la cuarentena declarada a mediados de marzo en Venezuela por la pandemia del coronavirus, las visitas familiares a reos fueron prohibidas por el ministerio de Asuntos Penitenciarios. Los presos suelen recibir alimentos y medicinas de sus allegados.

Una Ventana a la Libertad, otra ONG defensora de los reclusos, contabilizó el año pasado 192 fallecimientos por la falta de espacio en las prisiones, mientras que el OVP documentó 97 muertes causadas por enfermedades infecciosas, ante la falta de medicamentos y de atención médica.

El régimen de Nicolás Maduro hasta el momento no ha registrado decesos y casos de contagio con el COVID-19 en las cárceles de Venezuela.