El “obelisco” de metal fue encontrado enterrado en un remoto desierto del oeste de Estados Unidos y ha encendido la imaginación de los observadores de ovnis, teóricos de la conspiración y fanáticos del difunto cineasta británico Stanley Kubrick en todo el mundo.

Información actualizada: Monolito en Colombia: En Chía, Cundinamarca aparece el cuarto monolito del mundo 

El pilar triangular brillante, que sobresale aproximadamente más de tres metros de las rocas rojas del sur del estado de Utah, fue descubierto el miércoles pasado por funcionarios locales.

Tras aterrizar para investigar, los miembros de la tripulación del Departamento de Seguridad Pública de Utah encontraron “un monolito de metal instalado en el suelo”, pero “ninguna indicación obvia de quién podría haberlo puesto allí“.

“Es ilegal instalar estructuras u obras de arte sin autorización en terrenos públicos administrados por el gobierno federal, sin importar de qué planeta sea”, advirtió la agencia en un comunicado de prensa con un toque irónico, el lunes.

La noticia del descubrimiento rápidamente se volvió viral en internet, y muchos notaron la similitud del objeto con extraños monolitos alienígenas que desencadenan enormes avances en el progreso humano en obras de ciencia ficción clásicas como la famosa cinta de Kubrick ‘2001: Odisea del Espacio’, de 1968.

Otros comentaron sobre el descubrimiento como lo último que faltaba en un año turbulento como el 2020, en el que el mundo se vio afectado por la pandemia de COVID-19. Incluso algunos especulan con optimismo que podría tener una función completamente diferente: “Este es el botón de ‘reinicio’ para 2020. ¿Alguien puede presionarlo rápidamente?” bromeó un usuario de la red social Instagram.

Dado que los funcionarios que lo hallaron se niegan a revelar la ubicación del objeto por temor a que hordas de curiosos se acerquen al desierto remoto, también ha comenzado una carrera en línea para geolocalizar el “obelisco” utilizando las formaciones rocosas circundantes.

El monolito de Utah, ¿una obra de arte terrícola?

Bret Hutchings, el piloto que pasó sobrevolando el obelisco, especuló que el elemento había sido plantado por “algún artista de nueva tendencia”.

Algunos análisis han hecho que esa hipótesis no resulte tan descabellada, pues observadores señalaron el parecido del objeto con la obra de vanguardia de John McCracken, un artista estadounidense que vivió durante un tiempo en el estado cercano de Nuevo México y murió en 2011.