Esa enorme mole, que ha servido por más de medio siglo a la astronomía y a la humanidad en su exploración del espacio exterior, pende sobre una antena parabólica de 305 metros de diámetro.

La ruptura de los dos soportes podría hacer que colapsara, advirtió este jueves la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NSF).

A los ingenieros les preocupa que otros cables también puedan romperse en cualquier momento, haciendo que cualquier intento de reparación sea excesivamente peligroso.

El telescopio es uno de los más grandes del mundo y ha sido una herramienta clave para muchos descubrimientos astronómicos.

La fundación “prioriza la seguridad de los trabajadores, el personal del Observatorio de Arecibo y los visitantes, lo que hace que esta decisión sea necesaria, aunque desafortunada“, dijo el director de la NSF, Sethuraman Panchanathan.

Los mensajes de tristeza por la noticia se difundieron en Twitter tanto por astrónomos profesionales como aficionados que han utilizado el telescopio para su trabajo de observación del cosmos durante décadas.

“Más que un telescopio, Arecibo es la razón por la que incluso estoy en astronomía“, escribió en Twitter el astrónomo local Kevin Ortiz Ceballos.

Karen Masters, profesora de astrofísica en Haverford College en Pensilvania, publicó una foto suya y de su hija pequeña cerca de la antena en 2008 y dijo que estaba “desconsolada y decepcionada”.

Una escena de acción de la película de James Bond ‘GoldenEye’ tiene lugar sobre el telescopio, y en la película ‘Contacto’ una astrónoma interpretada por Jodie Foster utiliza el observatorio en su búsqueda de señales extraterrestres.

La empresa de ingeniería que examinó la estructura concluyó que los cables restantes eran posiblemente más débiles de lo esperado y recomendó una demolición controlada, que la fundación aceptó.