Bachelet aterrizo en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, el principal del país y que sirve a Caracas, pasadas las 6:30 p.m. de este miércoles junto a varios colaboradores.

La visita de la exmandataria chilena ha causado gran expectación en Venezuela, un país sumido en la mayor crisis política y económica de su historia moderna, lo que ha provocado el éxodo de al menos 4 millones de personas según datos de la propia ONU.

Fue recibida por el jefe de la ONU en Venezuela, Peter Grohmann, con quien sostuvo un breve encuentro en un espacio de la terminal aérea.

Posteriormente abordó una camioneta blindada con identificación diplomática y abandonó el lugar escoltada por varios vehículos de uso oficial.

Al menos dos patrullas y una decena de motos con oficiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y del Servicio de Inteligencia (Sebín) también acompañaron a Bachelet en su trayecto hacia Caracas.

Más temprano, el gobernante Nicolás Maduro valoró como positiva la visita de Bachelet, a quien dio la bienvenida “en nombre de todo el pueblo de Venezuela”, y se mostró dispuesto a “escuchar recomendaciones (y) propuestas de alto nivel profesional” en materia de derechos humanos.

“Tenemos muy grandes expectativas por su visita, de todo su equipo, y esperamos que sea para bien del sistema de derechos humanos de Venezuela”, añadió.

Bachelet visita Venezuela después de decenas de peticiones de la oposición, que asegura que la dictadura de Nicolás Maduro encarcela a disidentes inocentes y viola de forma sistemática los derechos humanos.

A esta hora, Michelle Bachelet pasa sus primeras horas reunida con el régimen de Nicolás Maduro.