Según los investigadores, Brehmer, oriunda de Alaska, fue reclutada para matar a su amiga, por Darin Schilmiller, un joven de 21 años que vive en el estado de Indiana (EE.UU.) y se hacía pasar en las redes sociales por un millonario de nombre ‘Tyler’.

A través de internet, Schilmiller había entablado una relación con Brehmer. De acuerdo con los documentos judiciales, la pareja había discutido por ese medio un plan para violar y asesinar a alguien en Alaska, y Schilmiller presuntamente le prometió a Brehmer 9 millones de dólares o más por enviarle videos o fotografías del crimen.

Brehmer luego reclutó a otros cuatro jóvenes, y el grupo escogió a Hoffman como su víctima. Su padre sostuvo que tenía la edad mental de una niña de 12 años y consideraba a Brehmer como su “mejor amiga”.

El 2 de junio, Hoffman fue llevada mediante engaño a un sendero del noreste de la capital de Alaska, Anchorage, donde fue atada con cinta adhesiva y abatida con un tiro en la nuca, antes de ser empujada a un río, indicó el departamento de Justicia de Alaska en un comunicado. Su cuerpo fue encontrado dos días después.

La policía cree que la víctima fue llevada por Brehmer y Kayden McIntosh, un adolescente de 16 años, bajo el pretexto de hacer una excursión a lo largo del río. McIntosh está acusado de dispararle a Hoffman con un arma de Brehmer, y de echar el cuerpo al agua.

Mientras tanto, Brehmer se comunicaba con Schilmiller (el que le propuso el homicidio y le ofreció el dinero por los videos) durante el macabro episodio, enviándole “por Snapchat fotografías y videos de Hoffman atada y luego del cuerpo”, según las autoridades.

Brehmer y McIntosh fueron detenidos y acusados en relación con el crimen. Schilmiller también fue arrestado, así como otros tres menores señalados de asistir en la planificación o la ejecución del asesinato.

Un jurado popular acusó a los seis implicados con asesinato, conspiración para cometer asesinato, y otros cargos.

En otro caso, Schilmiller y Brehmer también fueron imputados el martes por actos pedófilos cometidos por la joven, también a pedido del presunto millonario, contra niñas.

Ambos enfrentan cadena perpetua por los cargos de pornografía infantil, y 99 años por cada uno de las acusaciones relacionadas con el asesinato.