La producción relata el caso de 5 jóvenes (4 afroamericanos y uno latino) entre 14 y 16 años que fueron acusados, injustamente, de la violación e intento de homicidio de Trisha Meil, una joven blanca que hacía ejercicio en el famoso parque de Nueva York, explica BBC.

En la época, EE. UU. vivía todavía en una sociedad racista y se evidenciaron los grandes problemas del sistema judicial. Antron McCray, Yusef Salaam, Raymond Santana, Kevin Richardson y Korey Wise fueron obligados a declarar su culpabilidad por parte de policías corruptas y la fiscal Linda Fairstein, quien fue la que ideó toda la estrategia para que fueran declarados culpables, detalla ese medio.

Los jóvenes fueron condenados entre 6 y 11 años de cárcel a pesar de que las pruebas no eran concluyentes y que los jóvenes dijeron, repetidamente, en el juicio que habían sido coaccionados en ese primer interrogatorio que duró más de 18 horas, donde los golpearon, no les dieron nada de comer y no hubo ningún adulto a cargo, explica el rotativo inglés.

Años más tarde, todos fueron exonerados de los cargos, a pesar de haber cumplido sus condenas se borraron sus expedientes y fueron indemnizados con 41 millones de dólares por parte del estado de Nueva York.

Sin embargo, uno de los detalles que recuerda la serie es que, en medio de se debate entre si eran culpables o inocentes, el hoy presidente de EE. UU. pidió en ese entonces la cadena perpetua para los jóvenes, indica BBC.

El magnate pagó 85.000 dólares a los 4 periódicos más influyentes de la ciudad, incluido The New York Times, para poder publicar un artículo de una página completa que se titulaba: “Bring back death penalty, bring back our police” (Traigan de vuelta la pena de muerte y a nuestros policías).

Incluso, después de que se declaró la inocencia de los 5 de Central Park’ y se ordenó la indemnización, Trump dijo que no había quedado satisfecho con esta en su columna de opinión en el New York Daily News y tachó el caso del “asalto del siglo” y dijo que el acuerdo de indemnización era una “vergüenza”. Para el ahora presidente de los Estados Unidos aquellos jóvenes que habían pasado varios años en la cárcel injustamente “no eran ángeles precisamente”, recuerda, por su parte, el diario ABC.