El hombre, de 28 años, falleció este martes en su intento por perder grasa en su cadera.  Teresa de Jesús Batista Ramírez, madre de la víctima, aseguró a Telemundo que si bien ella le insistió a su hijo que no se hiciera la liposucción, él le llevó la contraria porque confiaba a ciegas en esa clínica.

Teresa también recordó el día de la cirugía: según su relato al mismo medio, su hijo entró temprano al quirófano y para las 6 de la tarde, él aún no despertaba. Los médicos les dijeron a los familiares que “era normal” que él no reaccionara, pero al final les dieron la trágica noticia.

La cadena de noticias señaló que las autoridades investigaron a Óscar Polanco, el médico que le hizo la liposucción a Manuel José, y encontraron que él no era cirujano plástico, sino ginecólogo. Además, descubrieron que tiene un oscuro historial que empieza en 2011, cuando fue señalado de negligencia.

Cuatro años después, el hombre fue enviado a prisión preventiva por 3 meses, tras ser acusado de homicidio involuntario por la muerte de 2 mujeres. Luego, en 2016, fue señalado de causarle la muerte a una joven de 24 años.

Sumado a todo lo anterior, el portal CDN conoció que este médico ni siquiera está registrado en la Asociación Nacional de Clínicas Privadas. Ante este panorama, las autoridades ya iniciaron una investigación.