De acuerdo con Der Spiegel, el exejecutivo fue visto por última vez por sus colaboradores el pasado 18 de junio y las primeras informaciones apuntaban a que huyó a Filipinas o a las islas Mauricio.

La revista germana, sin embargo, señaló en su más reciente edición impresa que tienen constancias de que Marsalek está actualmente en Bielorrusia. “El hombre de 40 años ingresó a ese país el 19 de junio, a través del aeropuerto de Minsk, usando uno de sus pasaportes vigentes”, agregó.

El paradero del austríaco, considerado el hombre más buscado del mundo, es una de las incógnitas en torno al escándalo que rodea a esa compañía. Su delegado y fundador, Markus Braun, fue detenido por la justicia alemana poco después de declararse insolvente la empresa.

Supuestamente Braun, quien quedó poco después en libertad bajo fianza, vendió 6,6 millones de acciones poco antes de la declaración de quiebra. La Fiscalía de Múnich investiga a Wirecard también por blanqueo de dinero, falsificar sus cuentas, manipulación del mercado y engaño.

Este caso de fraude, según Der Spiegel, ha salpicado hasta funcionarios del gobierno alemán. El Ministerio de Finanzas, Olaf Scholz, anunció esta semana reformas en la autoridad de supervisión financiera (BaFin), aunque asegura que el organismo actuó correctamente.

El escándalo de Wirecard, que tiene como principal actor a Marsalek, estalló después de que se conociera que habría inflado sus balances con cerca de 1.900 millones de euros.