De acuerdo con el diario BBC, el avión en el que viajaba el japonés de México al aeropuerto de Narita tuvo que aterrizar de emergencia en la ciudad de Hermosillo, capital del estado de Sonora, luego de que la tripulación se percatara de que el hombre estaba convulsionando.

Cuando el piloto aterrizó en la madrugada del viernes, alrededor de las 2:30 a. m., paramédicos ya estaban listos para atender a Udo, pero no había nada que hacer. Uno de los 246 paquetes de cocaína que llevaba en su estómago explotó y murió por sobredosis, explica el mismo medio.

Según las autoridades mexicanas, la autopsia reveló que la muerte fue debido a un “”edema cerebral por crisis hipertensiva, derivada de sobredosis de narcótico en su cuerpo”, cita el rotativo británico.

El ciudadano japonés no presentaba otros signos de violencia que pudieran haber ocasionado su muerte.

Los peritos de la fiscalía hallaron envoltorios plásticos de 2,5 cm de longitud por 1 cm de ancho en el estómago y los intestinos del ciudadano japonés.

El avión, que llevaba consigo a otros 198 pasajeros, continuó el viaje a Japón una vez concluidos los protocolos internacionales.