El sujeto ingresó a una tienda de barrio, ubicada en la colonia de Obregón, cerca del Hospital General Regional de León, adonde fue trasladado el niño, con un palo en llamas y le roció gasolina, para luego quemarlo, publica el diario local El Universal.

La tienda ‘La Ventanita’ pertenece a los papás del niño de 12 años, que atendía el negocio en ese momento, y la mamá, al darse cuenta de la agresión, trató de ayudarlo, pero ya era tarde. A pesar de que fue trasladado con vida al centro médico, murió mientras lo atendían, explica el rotativo mexicano.

La mujer y el indigente, de 52 años de edad, también sufrieron quemaduras por la disputa que tuvieron en medio del fuego. El agresor fue detenido por agentes de la policía municipal, pero lo dejaron en observación debido a las heridas que tuvo, detalla ese medio.

Vecinos dijeron a El Universal que el sujeto tendría desequilibrio mental: “Es un indigente, es el mismo de siempre. Cuando quería pasaba y se robaba los panes. Ahora pasó esto, no es justo“, dijo una señora.