La mujer trasladó al niño a un hospital de Kholmogory, donde, debido a su “condición crítica”, fue atendido en la unidad de cuidados intensivos, informó Daily Mail citando medios locales.

Aunque los médicos hicieron todo lo posible por salvarlo, el menor murió debido a una intoxicación con sal, pues ingirió 50 gramos de este producto en una sola dosis, es decir que superó los niveles normales en 60 veces, señaló el medio británico.

Según el testimonio del fiscal que atendió el caso, recogido por el rotativo inglés, “ni siquiera un adulto puede comer tanta cantidad de sal voluntariamente”.

Tras ser arrestada, Deinesh confesó el crimen, por lo que fue condenada a 14 años de prisión, concluyó el mismo diario.