“En este momento estamos haciendo un esfuerzo de búsqueda para evaluar todo”, dijo el alcalde de El Reno, Matt White, en una conferencia de prensa. “Es muy traumático”, agregó.

La ciudad de alrededor de 17.000 habitantes, ubicada 40 kilómetros al oeste de la capital del estado, Oklahoma City, se recuperaba de una grave inundación cuando el tornado la azotó el sábado.

Al menos 29 personas estaban hospitalizadas, con lesiones de leves a críticas.

El tornado destruyó casi por completo un parque de casas rodantes, y White dijo que los residentes habían sido trasladados a refugios temporales.

“Necesitamos ayuda”, dijo. “Hemos sacado a todas las personas del parque de caravanas”.

Las fotos mostraron una devastación total, con muchas casas rodantes destrozadas.

El Reno y Oklahoma City se encuentran en una región frecuentemente golpeada por tormentas intensas, particularmente en primavera y principios de verano.